Capri, la isla del apego de Pablo Neruda desplazandolo hacia el pelo Matilde Urrutia

Capri dio refugio a Pablo Neruda en su exilio asi como este la recompenso con individuo sobre sus poemarios mas famosillos Los versos del capitan. Os invitamos a correr solas o con amigas a esta isla mediterranea recordando su apasionada (y clandestina) historia de apego con Matilde Urrutia.

Marina Pequena sobre Capri. Martyna Bober

Pablo Neruda fue un enorme poeta. Eso nadie lo dubitacion desplazandolo hacia el pelo alli esta su Nobel sobre Literatura. Pero tambien fue un adulto que sufrio asi como padecio a causa del exilio desplazandolo hacia el pelo por un apego prohibido, el sobre Matilde Urrutia, a quien habia distinguido en Mexico cuando ya habia salido sobre su pais oriundo, obligado por las malas formas (es un declarar) de el entonces gobernante de el estado, el general Videla.

Despues sobre gran cantidad de vericuetos asi como demasiadas calamidades, el autor sobre Veinte poemas sobre amor asi como la cancion desesperada dio con las huesos en la isla bellisima, Capri. Y no ha transpirado llego alli gracias a que las colegas, los intelectuales italianos, lucharon con el fin de que nunca fuera detenido y no ha transpirado deportado, pues esa era la intencion del Gobierno de Roma, presionado por las grupos conservadores que nunca querian en su territorio a un varon sobre ideas comunistas, por excesivamente sabio que este exteriormente.

Matilde Urrutia y Pablo Neruda en Capri. Archivo Fundacion Pablo Neruda

Neruda en Capri con Matilde Urrutia

how to get a guy to kiss you when your not dating

Fue en 1952 cuando Pablo Neruda llego a Capri en compania de su amante, la cantante chilena Matilde Urrutia. Ambos se habian conocido Ahora (tambien habian hecho viajes) a escondidas de la todavia esposa de el poeta, la pintora argentina Delia del Carril. Y no ha transpirado en este bello ambiente insular, situado en total Mediterraneo unido al rada de Napoles, pasaron seis meses, un lapso en el que fructifico la bonita historia de apego que quedo inmortalizada en las versos de el capitan, un libro que, no nos enganemos, no posee ninguna cosa que ver con barcos ni piratas ni aventuras.